“Dhyana” ¿Por qué meditar?

junio 16, 2011 at 10:26 am Deja un comentario

El ser humano busca siempre una razón para sus propios esfuerzos. No se hace nada sin un porqué, un objetivo, un justificativo. El occidental contemporáneo se preocupa aún más por las ventajas que le traerá alguna actividad a corto plazo.

 La meditación tiene sus beneficios. Si no fuera así, nadie la practicaría. Sin embargo, el gran inconveniente en el acto de meditar reside en el tiempo. Los resultados se obtienen a largo plazo y la disciplina es fundamental para lograrlos.

Pero al final, ¿qué beneficios son estos?

Dhyana  (meditación) es una fuerza espiritual que reside dentro de cada ser humano y que lo ayuda en la búsqueda de una realización mayor.

La vida diaria de las personas está gobernada por los valores materialistas y un ritmo frenético de actividades.

Sin dudas, la tecnología contribuye en la aceleración de los procesos automatizados y en la pérdida de las relaciones humanas más profundas, uno de los alimentos del espíritu.

En la filosofía espiritual, cuerpo y mente no se separan y el materialismo es secundario en la realización plena (aunque no se descarta). Por lo tanto, el desapego es el medio ideal para librarse de los preconceptos, de la dualidad, de la ganancia, y para encontrar la felicidad.

Meditar es vivir la vida en su plenitud, vislumbrar la realidad y romper la barrera de los deseos materiales.

La meditación o “Dhyana” es un entrenamiento disciplinado que apunta a absorber la realidad, resolver las dificultades e impedir que el estrés diario controle nuestras actitudes. La concentración hace que el meditador comience a observar cuál es su comportamiento cuando reacciona ante los obstáculos y, en consecuencia, se conozca mejor.

El objetivo principal de la meditación es la toma de conciencia de nuestra verdadera naturaleza y realidad.

Meditando es posible alcanzar un estado de relajación y tranquilidad de la mente, lo que facilita la toma de decisiones, hace que se divisen claramente las situaciones y ejercita la paciencia, la cual es crucial en la resolución de problemas.

“La meditación no es sólo una práctica de relajación”; además de disolver el estrés y las aflicciones, la propuesta va más allá; el meditador puede encontrar la Iluminación, comprender la vacuidad y liberarse del ego. Es, en la práctica, un proceso de atención.

Al contrario de lo que dicta el sentido común, meditar no es desconectarse de la realidad o huir de los problemas diarios, sino crear un poder de concentración y atención que permita la solución de estos problemas y una clara percepción de la realidad.

Si la persona medita de forma disciplinada y correcta, está atenta a cualquier señal externa e interna. Con el tiempo, la conciencia se vuelve más nítida, propiciando el control total de las alteraciones emocionales y volviéndose más perspicaz y precisa en sus acciones, a partir de allí el poder de la mente ira en aumento.

Además de alcanzar la sabiduría intuitiva, la meditación disuelve los sentimientos peligrosos tales como: la dejadez, la impulsividad, el rencor, el apego ciego, la aflicción, el prejuicio, la codicia, la insensibilidad y el miedo.

Entrenar el pensamiento y apartar las energías negativas adquiridas en las actividades diarias, es el primer paso para el éxito en la meditación.

La manifestación de  “Dhyana” despierta la naturaleza original y agudiza la creatividad.

La meditación, sin embargo, requiere disciplina y entrenamiento. La respiración, la postura y la concentración del meditador son esenciales durante la práctica. No debe fijar el pensamiento en nada; más qué en una idea que le proporcione Todo; sin detenerse en otros pensamientos que estén por debajo de esa idea.

También es importante tener una alimentación saludable y constancia. El lugar debe ser silencioso, limpio y aireado. Ningún factor externo debe dispersar al meditador.

Sin dudas, la meditación es imprescindible para el ser humano de hoy, siempre envuelto en situaciones inestables y frente a infinidad de opciones que exigen decisiones rápidas, objetividad y discernimiento frente a la realidad.

La meditación no es una práctica simple, pero sin duda, los esfuerzos valen la pena y el beneficio se notará si el practicante no lo espera ansiosamente.

¿Qué es lo que usted gana?

Relajación

Percepción

Sensibilidad

Intuición

Concentración

Paciencia

Atención

Desarrollo de habilidades extras

 

 

Tranquilidad

Discernimiento

Autoconocimiento

Perspicacia

Creatividad

Visión nítida de la realidad

Menos estrés y ansiedad

Menos efusión de pensamientos negativos en la mente

Pérdida de sentimientos nocivos como: prejuicio, codicia, dejadez, aflicción, impulsividad y rencor.

Anuncios

Entry filed under: ejercicios. Tags: , , , , , , , .

Nuestro Cerebro y los Ejercicios: Neuróbica Algo mas Sobre la Psiconeuroinmunoendocrinología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


junio 2011
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Visitas

  • 140,510 hits
free counters

A %d blogueros les gusta esto: